Estanque de tortugas: características


Inicialmente planteamos la realización de un estanque para tortugas de 25 metros cuadrados (5×5). El estanque se ubicará en la zona de entrada al aula medioambiental, próxima al aparcamiento, donde antes se encontraba la huerta. El lugar tiene cierta pendiente y agujeros que los corregiremos con los movimientos de tierras. El espacio disponible libre de árboles y tocones es de 2 x 5,5 metros una vez quitados los espacios para tránsito de personas. Para eso hemos acudido a lo largo de varias tardes a desbrozar el terreno ya que en el lugar se encuentran además, acumulados restos de materiales para observar si la zona no se complicaba por presencia de raíces o tocones.

A lo largo del perímetro de la zona tenemos seis tocones  de considerable tamaño, Dos arbustos (Laurus nobilis) y un árbol (Quercus robur). Uno de los arbustos se incluirá dentro del recinto. Los dos arbustos serán podados para facilitar el paso y la visión.

La zona del estanque cubierta por agua se situará en el centro (en el espacio de 2 m x 5,5 metros), ya que consideramos que será también la zona menos afectada por las raíces de los tocones próximo, quedando alrededor de la lámina de agua un espacio de terreno para que los galápagos puedan estar. En este espacio seco del estanque hemos incluido los tocones de la zona superior, como elemento decorativo y zona de estar de las tortugas.

En la zona más próxima a la entrada del estanque, la más cercana al aparcamiento, se abrirá un espacio entre uno de los laureles (el que está incluido dentro del recinto) y un ciruelo silvestre (Prunus domestica) para que la gente pueda tener una visión del estanque desde todos los puntos.

Lugar: El estanque debe ubicarse en una zona soleada lo más tranquila posible, sin mucho ruido y por donde no pase gente muy a menudo (es decir, la zona del jardín más apartada).

Material: Todos los materiales recomendados para hacer estanques para peces y plantas son buenos para mantener tortugas.

Forma y profundidad: En la forma del estanque no hay muchos requisitos, pues las tortugas viven igual de bien en estanques rectangulares, redondos o con formas más complejas. Lo que sí se recomienda es que no tengan zonas muy estrechas (mínimo 25 cm), ya que las tortugas podrían quedar encalladas y herirse el caparazón.

Las tortugas, cuando están en el agua, se guían mucho por las vibraciones de ésta para prever posibles amenazas. Un movimiento constante del agua con ruido añadido puede llegar a estresar a las tortugas, por lo que descartamos el uso de cascadas o fuentes.

Se aconseja que el estanque se haga en forma de playa, es decir, que la profundidad vaya disminuyendo lentamente para facilitar a las tortugas la salida a la zona seca.

Recinto: La zona más próxima al estanque será utilizada para tomar el sol (práctica indispensable para termo-regularse), y el resto del recinto puede ser utilizado para realizar las puestas.

No es necesario que el terreno sea muy grande, ya que estos animales pasan la mayor parte del tiempo en el agua.

Como se ha comentado con anterioridad, el estanque debe tener forma de playa, alguna rampa o troncos que permitan a las tortugas salir del agua sin realizar grandes esfuerzos.

Para rodear el recinto y el estanque se deberá poner una buena valla. Este hecho es mucho más importante de lo que puede parecer, ya que estas tortugas son grandes escaladoras y lo primero que hacen es intentar escapar del recinto.

Esta valla debe ser a prueba de fugas: debe tener la parte superior inclinada hacia el interior del recinto para evitar que la escalen y salten al otro lado. También es muy útil poner algún tipo de tela plástica que resbale y que evite que las tortugas vean qué hay al otro lado del cercado.

Agua: Las tortugas son animales bastante sucios. A causa de los restos de comida, excrementos y orina el agua se ensucia con mucha facilidad. Para evitar esto se recomiendan básicamente dos cosas:

1. El uso de un filtro potente que renueve y limpie el agua constantemente.

2. No poner demasiadas tortugas en el estanque. Una buena proporción sería de 150 litros por cada tortuga.

No debe utilizarse agua con cloro. En caso de hacerlo, debe dejarse reposar 24-48 horas antes de volver a poner las tortugas en el estanque.

Las plantas acuáticas dan un toque muy natural a un estanque, pero pueden ser una fuente de alimento para las tortugas en caso de tener mucha hambre.

Para evitar que arrasen las plantas, se puede dividir el estanque en dos partes: una para tortugas, y la otra para las plantas.


Deja un comentario

Your email address will not be published / Required fields are marked *